En marzo de 2019, Nasrin Sotoudeh fue condenada a 33 años y medio de cárcel y 148 latigazos tras declararla culpable de siete cargos, algunos de ellos relacionados con su labor de representación de mujeres detenidas por protestar contra las leyes que imponen el uso obligatorio del velo. Nasrin Sotoudeh deberá cumplir al menos 12 años de su condena en la cárcel, pues según el artículo 134 del Código Penal, cuando una persona es condenada por tres o más cargos debe cumplir la pena más larga impuesta por el cargo más grave. Nasrin Sotoudeh también fue declarada culpable y condenada a cinco años de cárcel en una causa aparte en 2016, cuya pena debe cumplir en su totalidad.

Las leyes iraníes sobre uso forzoso del hiyab son una flagrante violación de los derechos a la libertad de expresión y de religión, y del derecho a la intimidad. A las mujeres y las niñas en Irán no se les permite salir de sus casas si no cubren su cabello con un pañuelo o hiyab, y sus brazos y piernas con ropa holgada. Según las leyes del país, una mujer o una niña —ya a partir de los nueve años— que sea vista en público sin llevar hiyab puede ser multada o penada con entre 10 días y dos meses de cárcel.

Amnistía Internacional recuerda a la comunidad internacional, incluida la Unión Europea, que mantiene diálogo sobre derechos humanos con Irán, que debe expresar públicamente su apoyo a quienes defienden los derechos de las mujeres y presionar a las autoridades iraníes por todos los canales posibles para pedir la liberación de aquellos que están encarcelados y poner fin al uso obligatorio de velo,